.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-Todas las fotografías que aparecen en este blog forman parte del Archivo Fotográfico de Maluenda de Jesús Gil Alejandre.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

jueves, 15 de junio de 2017

EL CORPUS

Dice el refrán:

“Tres jueves hay en el año que relucen más que el sol: Jueves Santo, Corpus Christi y el día de la Ascensión”.
 
Precisamente, hoy jueves celebramos la Solemnidad del Corpus Christi y por eso os dejo dos fotos de esta fiesta.
 
La celebración del Corpus era muy solemne. Los balcones se adornaban con bonitas colchas y flores y se colocaban arcos de flores y hiedras por las calles. Era día de confesarse, se levantaban pronto para ir a la iglesia a confesarse ya que se apuntaba en un libro a todo el que lo hacía, todavía pueden verse en los libros las marcas de las confesiones, y después a escuchar misa y comulgar.
En la procesión salía el ayuntamiento y la banda de música y todos los niños vestidos de comunión.
 
¿Son fáciles de reconocer esas caras, verdad?


jueves, 1 de junio de 2017

MALUENDA Y SAN ÍÑIGO

El día 2 de julio de 1604, llega a la Iglesia de las Santas Justa y Rufina de Maluenda el Muy Reverendo Padre Fray Íñigo de Calatayud, sacerdote y monje de la Orden del Glorioso Patriarca San Benito. Fray Íñigo era conventual en la casa y convento de San Salvador el Real de la Villa de Oña, del Arzobispado y Diócesis de Burgos y archivero y administrador de los privilegios, gracias, papeles y escrituras de la dicha casa y convento. Hijo legítimo y natural de Antonio Gayán y de Isabel Lozano, cónyuges, vecinos que fueron de Maluenda y parroquianos de Santa Justa, cuyo primer nombre de pila fue Antonio Gayán.

Trajo y entregó  al Vicario de Santa Justa, Martín Ximeno, un pedazo del censal y velo en que había estado envuelto el  brazo izquierdo de la Santísima Veracruz  y un pedazo de hueso de  San Íñigo Abad, que fue de la dicha casa y convento de Oña y natural de Calatayud, todo ello,  por la mucha afición que  ha tenido y tiene la Iglesia de Santa Justa en la que fue bautizado, deseando así adornar la iglesia con las dichas reliquias para que Dios Nuestro Señor y sus Santos sean mas servidos, honrados y venerados y la devoción de los fieles crezca y se aumente.